Privacidad y la oficina en casa

09 May. 2020 | Lectura de 4 minutos | Volver

He visto un incremento interesante de artículos sobre las diferentes técnicas que se utilizan para monitorear a los empleados mientras trabajan desde casa. Muchas empresas se vieron obligadas a cambiar drásticamente su modalidad de trabajo para poder continuar medianamente productivas, dándole a sus empleados la oportunidad de trabajar desde su casa.

NYTimes publicó recientemente "How My Boss Monitors Me While I Work From Home", donde Adam Satariano se sometió al uso del software "Hubstaff", y resalto los datos principales que la aplicación obtenía:

  • Posición GPS (A través de su teléfono)
  • Tiempo en redes sociales o páginas no relacionadas con el trabajo
  • Capturas de pantalla
  • Capturas de la cámara Web
  • Tiempo de uso de ciertas aplicaciones (como Google Docs)

Utilizando esta información, entre otros datos que seguramente recolecta la aplicación, se genera un puntaje de productividad. Satariano nunca consiguió más de 50% en este índice a pesar de que tuviese un día realmente productivo, debido a que los datos que recolecta la aplicación quizás no aplicaran para su tipo de trabajo, pero nos da para pensar cuantos empleados se pueden estar viendo afectados por esta puntuación y lo que puede generar el acceso a semejante cantidad de detalles de un individuo a sus jefes.

La mayoría de las ocasiones en que se debió recurrir a este tipo de software, fue debido a que la productividad de ciertas áreas de la empresa aparentemente bajaba, y que los tiempos de respuesta eran más lentos en otras áreas, lo que obligó a los empleadores a buscar este tipo de "soluciones" para de cierta forma asegurarse de que las tareas sean cumplidas.

Las viejas costumbres en lo nuevo, no aplican

Trabajar desde casa no debería ser considerado lo mismo que trabajar desde una oficina, es un paradigma completamente diferente que trae muchísimas ventajas a nivel de productividad si se transforma la mentalidad alrededor de la idea.

Deben plantearse nuevas metodologías de seguimiento de las tareas, y el nivel de productividad puede ser valorado por tarea completada en vez de por el tiempo sentado mirando cierta página en tu computador.

En el artículo de NYtimes, Satariano vio un incremento interesante en su propia productividad al principio, debido a que evitaba acceder a ciertos sitios para que no fuera capturado un screenshot y que se esforzó en ver como lograr que el indice de productividad subiera sobre el 45%, pero mientras avanzaba el tiempo y aumentaba la incomodidad de estar siendo constantemente vigilado, comenzó a buscar maneras de "hackear" el sistema. Al notar que la herramienta monitoreaba el tiempo que pasaba trabajando en Google Docs, el podía simplemente dejar esa pestaña abierta para que marcara una cantidad de tiempo y mejorar sus indicadores.

Este es el caso de muchos, siempre se podría encontrar la manera de burlar al sistema solo por unos minutos de tranquilidad, y no necesariamente indica que no estas trabajando, simplemente que la forma de evaluar la productividad no es la mejor para este método de trabajo.

Aprender de los casos de éxito

Hay empresas como "Basecamp" que llevan años siendo productivas y altamente lucrativas aplicando metodologías de trabajo remoto donde no monitorean constantemente a los empleados ni invaden su privacidad, sino que se revisa es las tareas completadas.

La mentalidad y metodología para la oficina en casa debería ser simplemente: hay proyectos / tareas que cumplir, y el terminarlos a tiempo queda de la propia responsabilidad y profesionalismo de los empleados para aprovechar los beneficios del trabajo en casa, y a su vez mantener la eficiencia en sus trabajos.

Hay una cantidad de tiempo designada para completar una tarea en particular, cada persona tiene la libertad de ver como invierte su tiempo en tener esa tarea en la fecha definida.

En otros casos, por ejemplo ventas, se maneja por contrato cerrado, o por visita realizada, y en el caso de soporte técnico, simplemente al definir bien turnos de trabajo y conversar con los empleados cual es el mejor turno para su situación personal, se pueden lograr resultados óptimos e incluso turnos rotativos con mayor tiempo y personal realizando esta actividad.

Todo esto sin necesidad de invadir la privacidad de las personas.

La información es poder

Esta frase la hemos manejado en multitud de ocasiones, y también se puede decir que el poder suele corromper a la gente.

Photo by Matthew Henry on Unsplash


Acerca del Autor

Alex Barrios

Cuenta con más de 15 años de experiencia en distintos campos de las tecnologías de información, ejerciendo principalmente como desarrollador fullstack, administrador de sistemas y asesor de seguridad informática certificado (OSCP, OSCE, OSWP, Hardware Security, Software Security, Usable Security).


También te puede interesar